.:. Tiresias .:.
 
 

 
 

Tiresias es un espacio especializado en la psicología, a la sexología, al humanismo y psicoterapia, nos enfocamos en la psicoterapia individual, de pareja y grupal en adolescentes, jóvenes y adultos.

En Tiresias estamos comprometidas con la ética, la libertad, la ciencia y la responsabilidad, enfocándonos en el potencial y diversidad de nuestros/as  clientes/as con un enfoque humanista.

Uno de los objetivos de las especialistas que trabajamos en Tiresias es la sensibilización con información científica y objetiva por medio de talleres, conferencias, seminarios, platicas, diseño de manuales y elaboración de artículos académicos.

 

Teléfono: 19-48-15-67

Celular: 811 376-1257 y 811 320-0975

 

Inscribete en está increible especialidad que enriqeucera

tu vida personal y profesional, informes a los contactos antes

mencionados, iniciamos en septiembre. 

Logo

Gestalt

Vaginismo Cuando se limita una experiencia.

21 de Junio de 2016

 

El vaginismo es una disfunción sexual que presenta algunas mujeres, que se característica principalmente por la dificultad y/o imposibilidad de vivir una experiencia sexual placentera que incluya penetración vaginal por la contracción involuntaria de la musculatura perivaginal.

Algunas mujeres con vaginismo pueden experimentar deseo y placer sexual, incluso sienten orgasmos sin que haya penetración vaginal, pero algunas otras si ven afectado su deseo sexual, llegando a presentar menor deseo sexual o incluso nulo deseo, esto muchas ocasiones en consecuencia de la frustración que viven al no poder experimentar y disfrutar una penetración vaginal. A esto hay que sumarle que la relación con la pareja puede verse seriamente afectada al limitarse esta una actividad sexual o como me gusta plantearlo en consulta se limita una caricia más, la caricia de la penetración.

La dificultad que presentan las mujeres para vivir de forma satisfactoria, placentera y con penetración vaginal la relación sexual les crea fuertes sentimientos de vergüenza, de culpa y la sensación de que "algo" está mal con ellas ya sea físicamente y/o psicológicamente. En la consulta es común observar que llegan tras años y años de intentos fallidos por lograrlo sintiéndose que están enfermas, suelen llegar tras haber recorrido un numero variado de médicos especialistas en ginecología (en su mayoría) que les han confirmado que anatómicamente no tienen nada mal o "fuera de lugar" y de que debería ser posible la penetración vaginal sin problemas, pero aun sabiéndolo continúan sin lograrlo y cuestionándose porque les pasa esto.

Cuando acuden a terapia sexual suelen hacerlo con emociones contradictorias, por un lado el deseo de lograr la penetración y por otro con un gran temor a lograrlo; llegan mujeres en su mayoría jóvenes o adultas-jóvenes, casadas o solteras, mujeres que se consideran religiosas o al menos creyentes y otras que no, heterosexuales y mujeres lesbianas, todas con la dificultad para experimentar una penetración vaginal.

El espasmo o contractura de la musculatura perivaginal es tal que puede presentarse incluso cuando se piensa o se fantasea con la penetración, haciendo desagradables los intentos, pudiendo o no existir dolor; en mi experiencia clínica las pacientes tratadas no han reportado dolor, sino más bien miedo a sentirlo deteniendo cualquier intento de penetración vaginal.

He observado algunas causas psicológicas asociadas al vaginismo, en este punto es importante que previo a iniciar un proceso terapéutico sea descartado cualquier enfermedad a o alteración médica, una vez descartada podemos iniciar el abordaje terapéutico del vaginismo. Así pues, algunos factores psicológicos asociados al vaginismo son la ansiedad o temor al fracaso, ansiedad a ser lastimada o por culpa, racionalización e insensibilización, miedo a perder el control, miedo al compromiso, baja autoestima, represión a la sexualidad, ignorancia corporal y a su funcionamiento, inadecuada educación de la sexualidad, ideas religiosas restrictivas, mitos y tabús, por ejemplo: "la virginidad es un tesoro", "la mujer es frígida por naturaleza", "la mujer tiene menos necesidades eróticas que el hombre", "sexualmente la mujer es pasiva y el hombre activo", "es deber de la mujer satisfacer a la pareja" e infinidad más que seguramente has escuchado a lo largo de tu vida.  


Dra. Dulce Mendoza González, sexológa, terapeuta Gestalt, medica esp. en familia. 

 

                                                       vaginismo